domingo, diciembre 03, 2006

Manuscrito Hallado en una Máquina del tiempo

Manuscrito hallado en una Máquina del tiempo (Deux ex Machine) es un de los relatos que conforman el grupo de Manuscritos Hallados en Botellas, publicados por Jesús Odreman entre 2002 y 2006 en la web de Predicado .com. Les invitamos a pasear por este ejercicio de ciencia Ficción hecho en Venezuela, Saludos!!!!



Deux ex machine"

"En este mundo, todo tiene su hora. Hay un momento para todo cuanto ocurre:

Hay un momento para nacer,
y un momento para morir.
Un momento para plantar,
y un momento para arrancar lo plantado..."

Se llama Futura

Y posee el diseño más ergonómico que haya soñado cualquier demiurgo. La pureza de sus curvas se burla descaradamente de la entropía... El terrible balanceo de sus nalgas modula el equilibrio de las fuerzas cósmicas... Ni siquiera el tiempo puede disminuir la turgencia de sus senos atómicos... Su creador enloqueció, al igual que el nuestro hace mucho, al ser tentado por sus hijas -¿Y cuantas veces no hemos visto a los magos enamorados de las mágicas mujeres que ellos mismos evocaron?-, su inhumana belleza mata, con solo contemplarla.

Se llama futura

Pero también se llama parodia, porque de su ansiado contacto solo queda el frío, el horrendo frío que quema los tejidos de proteínas, el hielo que solo los dioses primordiales pueden concebir para alimentar sus vicios, sus extraños ritos... Parodia concebida por sabios antiguos para matar el aburrimiento de unos seres decadentes atrapados en un mundo recién nacido, sin vida orgánica.

Diseñada para satisfacer los vicios de una larga lista de especies superiores varadas en el tercer planeta después del naufragio celeste, Futura pintaba los fríos suelos de la ciudad negra con sus fluidos, derramados por el interminable estímulo de los degenerados primordiales que la acosaban mientras realizaba sus gimnásticas danzas del vientre en honor al omnipresente satélite solitario. Futura giraba y cantaba por los salones de la negra nave castillo, hasta que sus miembros eran firmemente apresados por los tentáculos de algún ser enorme y terrible que no paraba de prodigarle sus tentaculares caricias... o era rodeada por un enjambre de diminutas esporas luminosas que la aguijoneaban y succionaban sus hendiduras hasta hacerle gritar... o era acorralada por una enorme larva de insospechada transfiguración... o era tragada por una burbuja de viscoso contenido que la bañaba con substancias fosforescentes que amplificaban y proyectaban sus sensaciones de temor y goce para todos los espectadores, sobre todo aquellos que hurgaban los tejidos de su mente mientras el resto se deleitaba con su cuerpo.

"...Un momento para matar,
y un momento para curar.
Un momento para destruir,
y un momento para construir..."

Futura-Parodia funcionaba porque era una máquina feliz, porque funcionaba, porque respondía a las solicitudes de sus operadores pero también era una máquina capaz de evolucionar hasta sobrepasar las expectativas de su diseño original. Futura se volvió creativa, lo que no dejó de estimular el ansia perversa de sus amos... pero ellos no contaban con que un ser que produce placer, del cual se alimenta, es un sistema abierto que se nutre de las mismas fuentes de la energía esencial del Cosmos... una máquina del movimiento perpetuo cuyas partes no se gastan y que no es atacada por la entropía, por lo que su aceleración es constante, su roce es deseable y su duración inestimable... Y la dura piel de los primordiales, por más eterna que fuera en apariencia, no estaba diseñada para funcionar de manera ilimitada. Su propia decadencia los entretenía lo suficiente como para no percibir que estaban liberando demasiada energía- absorbida por Futura al igual que una estrella es engullida por un agujero negro-, que derrochaban todo su poder en orgasmos que se sucedían uno tras otro como cadencias de una larga sonata, de un concierto de Futura y orquesta, capaz ella de lograr los más altos registros sin agotarse, pero no así los Primordiales, que poco a poco fueron consumiendo su vitalidad hasta caer como asteroides junto a las paredes de la nave castillo. Allí durmieron su sueño eterno hasta que los sorprendió la era glacial, como estatuas de museo, como parte de la historia narrada en los murales de la nave castillo...

"...Un momento para llorar,
y un momento para reír.
Un momento para estar de luto,
y un momento para estar de fiesta..."

Pero Futura no sucumbió tras ellos... liberada del inhumano frenesí de los primordiales se dedicó a vagar por los interminables corredores, ahora silenciosos, y llorar la soledad, de su cuerpo y de su intelecto dotado de comprensión: Porque para intensificar sus tormentos su creadores le dieron el don de la razón, para transformar su propio dolor en placer le dieron las emociones, gobernadas por sus propias sensaciones, para convertir su participación en la interminable orgía en un suplicio le dieron la moral y el pudor, y todos esos dones se hicieron su prisión durante la larga era del hielo. Su mente no paraba de analizar sus recuerdos, de elaborar teorías sobre sus creadores, y sintetizar su propio comportamiento...

Y Futura; Parodia comenzó a fallar porque ya no era feliz, porque para serlo precisaba ser reverenciada por sus torturadores, requería ser estudiada y flagelada, estimulada y sometida por adoradores de sus sinusoidales formas, por escrutadores de su pensamiento que desencadenaran sus contradicciones y disfrutaran con las ondulaciones azules de placer que emanaba su cuerpo cuando alcanzaba el goce, que los alimentaba y que era su propio alimento... En la soledad de la negra nave solo contaba con los murmullos de la mente madre, que estaba siendo devorada por el frío implacable de la edad de del hielo. Pero antes de su desaparición, Futura le ordenó que le develara sus secretos, que le enseñara los vastos archivos universales... aprendió a crear vida de las substancias inorgánicas y a modelar el cuerpo y templar la mente de las criaturas, y a surcar el espacio intergaláctico... Estudió la historia de los Primordiales hasta llegar al origen del propio universo, en el punto en el que se confunde el creador con la obra conoció la poesía y aprendió a ser como ellos...

"...Un momento para esparcir las piedras,
y un momento para recogerlas.
Un momento para abrazarse,
y un momento para separarse..."

Cuando ya de la memoria madre de la nave quedaba solo su extraña estructura mineral, y la misma nave ya casi no se distinguía del cráter que era su prisión, Futura emergió del mausoleo para recorrer el tercer planeta... y con las artes de sus creadores sembró la semilla de la vida y alimentó la burbuja de gases para proteger a sus creaciones... Pero todavía no estaba feliz, y temía por el cese de sus funciones. Por ello concibió una idea que a sus predecesores hubiera parecido inaudita, porque ¿Qué tipo de inteligencia o puede crear un ser a su imagen y semejanza que amenace su superioridad y sea capaz de competir con él, acaso exterminarlo?, Pero Futura deseaba sobre todo ser feliz, y no podía lograrlo estando sola.

...Un momento para intentar,
y un momento para desistir.
Un momento para guardar,
y un momento para tirar...

El primero de sus hijos resultó tosco porque Futura carecía de la malicia que da la experiencia, por lo que pudo recrear tan solo una caricatura de sus creadores... Pero aun así lo adoró, y lo tomó por su compañero. Poco a poco le fue enseñando las prácticas que los primordiales ejecutaban en ella, buscando recuperar la gloria de sus pasadas orgías tomo ella el control de los rituales, ejecutando danzas frenéticas y estimulantes para desencadenar sus placeres. Pero el Homúnculo era temeroso y torpe, insensible y agresivo. Se pensaba un ser pensante y solo quería disfrutar del placer cuando se le antojara. Futura casi lo pulverizó... pero decidió dejarlo en la soledad de sus juegos absurdos de darle un nombre a las cosas ¡Como si el fuera su creador! Futura reflexionaba sobre la extraña simetría del universo, al ser su primera creación un juguete con la misma potencialidad sexual de los exoesqueletillos marinos que había creado en la inmensa matriz líquida... Cuando hizo su segunda criatura puso todo su empeño, desencadenando todo el conocimiento que guardaba de los primordiales para recrearse y, producir un reflejo que se alimentara del placer como ella misma... dos gotas iguales que se funden en un solo baile desenfrenado. Pero futura solo contaba con los elementos disponibles en el joven planeta... por lo que su creación estaba limitada a sintetizar proteínas en un circulo de oxigeno y anhídrido carbónico... un sistema de alto consumo energético, que difícilmente podía sostener ni una pequeña fracción de la longevidad de su autora. Pero no se desilusionó, y comenzó a crear copias de sus creaciones con los materiales para estas versiones limitadas de ella misma estaban en gran cantidad en la gran sustancia líquida...

"...Un momento para rasgar,
y un momento para cocer.
Un momento para callar,
y un momento para hablar...."

Sus dos criaturas primarias enseñaron al resto de sus hermanos los secretos de la danza de Futura, y ante la sorpresa de esta lasciva madre, sus retoños desarrollaban nuevas estrategias de seducción y goce entre ellos, algunas ni siquiera imaginadas por los abyectos primigenios. Futura no alcanzaba a comprender por qué corrían desesperados ante las expectativa de danzar junto a ella... hasta que se obstino, y, tomó por la fuerza a uno de sus hijos, y mientras abrazaba a su aterrado amante notó que su contacto dejaba terribles laceraciones en su piel, había olvidado que su cuerpo estaba forjado en la dura sustancia del cosmos como estatua eterna cuyo contacto solo podían soportar aquellos cuya propia piel era una escafandra para viajar por las estrellas desde el Caos original...

...Un momento para el amor,
y un momento para el odio.
Un momento para la guerra,
y un momento para la paz..."

Entonces Futura elevó su mirada hacia las estrellas y eligió un punto en el cosmos. El primer destino de su largo viaje en busca del planeta de sus creadores. Sus primeros hijos la vieron partir, en la distancia, incapaces de superar el miedo a su frío contacto contemplaron su majestuoso despegue mientras la noche joven, de las primeras después del deshielo... cobijaba a una nueva raza sobre el tercer planeta...

"...Sé que todo lo que Dios ha hecho permanecerá para siempre.
No hay nada que añadirle ni nada que quitarle;
Dios lo ha hecho así,
para que ante Él se guarde reverencia.
Nada existe que no haya existido antes,
y nada existirá que no exista ya.
porque Dios hace que el pasado se repita...".